sábado, 12 de junio de 2010

El Caso del Perro de Diogenes


En mitad de un banquete, algunos invitados comenzaron a arrojarle huesos como si se tratara de un perro. Diógenes se les plantó enfrente y comenzó a orinarles encima, tal como hubiera hecho un perro. También le gritaron “perro” mientras comía en el ágora y él profirió: “¡Perros vosotros, que me rondáis mientras como!”


Puede que a muchos les suene el nombre, algunos con cariño, de Jim Henson, creador de los Muppets(conocidos en España como los "Teleñecos"), Fraggels Rocks y Barrio Sesamo, así como las películas tan entrañables como "Dentro del Laberinto" y "Cristal Oscuro". Quería hablaros de una de su obras para televisión mas entrañables, el Cuentacuentos:


Cuando las gentes sabían de su pasado con cuentos
Explicaban su presente contándose cuentos
Y predecían su futuro con cuentos
El mejor lugar de la casa junto al fuego..
...se le reservaba siempre,al Cuentacuentos.



Se trata de una serie de nueve capítulos en los que un personaje llamado "El Cuentacuentos" interpretado por John Hurt, se encontraba sentado en su sillón frente al fuego junto a su perro. El "Cuentacuentos" nos hacia de anfitrión y narrador de la historia, de manera semejante al Guardián de la Cripta, pero sin ser tan aterrador y mas entrañable, la historia, casi siempre un cuento popular sacado del folclore europeo, se nos presentaba de una manera novedosa, a partir de trozos relatados con actores reales, otras parte con marionetas y algunas con animación como efectos mágicos producidos en las casa, o palacio del "Cuentacuentos".

En el primer capitulo de la serie el "Cuentacuentos" nos relata una viejo cuento popular ruso titulado el "El soldado y la Muerte" en el cual el soldado tenia un saco mágico con el que podía obligar a cualquier ser a meterse en el, y en un momento preciso de la historia, encierra en el a la misma Muerte, haciendo inmortal a todos los seres de la tierra, en un momento de la narración el "Cuentacuentos" explica como el rumor del encarcelamiento de la Muerte se extiende por todo el mundo repitiendo la frase "La Muerte es prisionera" en varios idiomas pero se para en seco un momento intentando recordar como se decía en griego, siendo el perro quien se lo explica.


Puede que en un mundo de fantasía en la que un perro pueda hablar no nos parecerá raro que un perro sepa griego, incluso nos parecería absurdo intentar explicarlo, pero resulta que la serie del "Cuentacuent.os" tuvo una continuación de cuatro capítulos titulada "El Narrador de Historias: Mitos Griego"

En esta nueva serie el narrador fue interpretado esta vez por Michael Gambon, el cual cuenta los relatos desde el Laberinto de Creta, en el que es arrojado por ladrón, curiosamente le acompaña el mismo perro. Ni el narrador ni el perro tienen nombre, solo son narrador y perro, podríamos optar a que se trata del mismo perro (muy longevo, que no es raro en un mundo de fantasía) y ese pequeño apunte del lenguaje griego serviría como punto de unión entre ambas series, entendiendo claro esta la anterioridad histórica de los mitos griego a los cuentos populares medievales y renacentistas.

Dicho esto, no me queda nada mas que ladrar...

2 comentarios:

Orko dijo...

Ya te lo dije en persona pero tengo que ver eso (en cuanto acabe con mis enemigos de este cuatrimestre, claro).
Aparte, algo más formal. Los cuentos, leyendas, mitos eran algo básico como bien dice el Cuentacuentos. Pero aún hoy, que tenemos que chorrocientas fuentes distintas de información, no se ha perdido el encanto de los narradores. ¿Qué mejor recurso para amenizar una noche de acampada o un paseo tardío que con una leyenda urbana? ¿Acaso se ha perdido o se perderá el marujeo algún día? ¿Qué hay más placentero que una partida de rol con una maravillosa ambientación?
Los cuentacuentos son NECESARIOS aún en estas sombrías horas, pues nos ayudan a recordar aquello que se esconde dentro de todos nosotros, y nos aleja de este mundo gris en el que nos ha tocado vivir.

a_n_a_b_e_l_e_n dijo...

Siempre será necesaria la existencia de un CUENTACUENTOS que narre las hazañas, aventuras, alegrías y tristezas de esta vida, porque, como dijo el mismísimo padre de los cuentos (Hans Christian Andersen) "La vida en sí es el más maravilloso cuento de hadas", siempre que nosotros estemos dispuestos a vivirla como tal y queramos ser protagonistas de las mejores historias jamás contadas -nuestras propias historias, nuestros propios cuentos, nuestra propia vida -. Y porque, como estoy segura, sabrá perdonarme el "parafraseo" otro de los más grandes: "LA VIDA ES UN CUENTO, Y LOS CUENTOS... CUENTOS SON".

¡QUÉ SERÍA DE MÍ SIN LOS CUENTOS!