martes, 23 de febrero de 2016

Ejemplo de guión de cómic: La Librería de los Horrores

Si no ando muy errado, hoy se habrá publicado en la página web de NEUH un artículo, escrito por mí, sobre el proceso de escriturade un guión de cómic. Para completar un poco la información dada me he planteado realizar este articulo mostrando lo que NO SE DEBE DE HACER.

Como ya dije por aquí, escribí hace ya dos años el guión de La Librería de los Horrores. Por aquel entonces no conocía la magia del Celtx ni había recibido clases de guión (hasta entonces era bastante autodidacta). Así que, aunque esté muy contento con el resultado del trabajo, cuando saqué del baúl de los recuerdos el guión me lleve una impresión tal que casi reacciono como el nazi que se le funde la cara al abrir el Arca de la Alianza en Indiana Jones.

Veréis varias diferencias entre el texto original y la página pero es que, para empezar, el guión nunca es algo estático, sino que experimenta innumerables cambios hasta que es filmado y/o dibujado. También veréis que hay diversas anotaciones de Toru y mías, la relación entre guionista y dibujante durante el proceso creativos es un tira y afloja que pondrá a prueba vuestra amistad, si lucháis por ella tendréis un amigo para toda la vida…
…o lo que dure en producirse vuestro cómic.

Los errores que cometí en esta página, y que se deben de evitar, son los siguientes:

1.    Descripciones demasiado escuetas: no tenéis que ser Tolkien gastando páginas para describir un paisaje, pero tampoco os quedéis cortos.
2.    Resaltar lo importante: el grafiti final que complementa el título del cómic debería haberlo recalcado más en la viñeta 3. Además sumando a lo anterior, tenía que haberlo descrito como un grafiti rojo que parece estar hecho con sangre  y no dejar que Toru lo intuye o que me lea la mente (mea máxima culpa).
3.     Sintetizar los diálogos: error recurrente de guionista. Toru me tacho ese «de la noche» de la viñeta 3 por motivos que hay añadidos en las anotaciones.  Generalmente debes evitar que el diálogo pise la imagen y viceversa.

Dicho esto espero que disfruten con el despiece de la primera página de La Librería de losHorrores:

PDPor cierto, hoy es martes y hay nueva tira.

PÁGINA 1
Viñeta 1
1/3 V x 1/3 H (Viñeta dentro de la viñeta 1.3)
Plano Entero/ Ángulo Horizontal
Sauron está esperando frente al escaparate de su librería como en la viñeta primera de la serie, salvo que está al lado izquierdo en vez del derecho.  Se ve en la puerta el título de “LA LIBRERÍA”.
NARRACIÓN
Esta no es una historia al uso.
TITULO (BL)
La Librería
PÁGINA 1
Viñeta 2
2/3 V x 1/2 H (Viñeta dentro de la viñeta 1.3)
Primer plano de Sauron girando la cabeza mientras alguien le habla (Elisabel).
ELISABEL(OS[1])
Bueno…
NARRACIÓN
No es una historia del día a día.

PÁGINA 1
Viñeta 3
1 V x 1/2 H (Viñeta a sangre)
Plano Entero/Ángulo Horizontal
Se ve a Elisabel en el lado derecho de la viñeta, tiene los brazos cruzados y la expresión molesta.
NARRACIÓN
No es una historia de chico-chica.
ELISABEL
…espero que tengas una buena razón para citarme a estas horas de la noche.[Toru1] [Rafagast2] 
PÁGINA 1
Viñeta 4
1 V x 4/6 H
Esta es complicada de describir, a la derecha de la viñeta se vería la mitad superior de la cabeza de Sauron (vamos que está cortada por el plano) y su mano haciéndole un gesto a Elisabel, que está detrás suya, para que le siga). Al lado izquierdo se vería la cara de Elisabel (esta entera) mirando a Sauron extrañada.
SAURON
Ven…
NARRACIÓN
Esta historia…
PÁGINA 1
Viñeta 5
1 V x 5-6/6 H
Ángulo Picado/ Ángulo (EL QUE TE  LA GANA)
Abandonan la puerta de La Librería mostrando solo la puerta y el título el cual Sauron estaba tapando, ahora se ve el título entero. Las dos sombras de Sauron y Elisabel se proyectan sobre este.
SAURON (OS)
…tengo algo que enseñarte.
TITULO (BL)
NARRRACIÓN
…es una historia sobre la supervivencia.
CRÉDITOS



[1] OS= Off Screen (Fuera de escena)






 [Toru1]No voy a poner este cacho porque 1) así reduzco el bocadillo 2) el cómic es a color. Ya se ve que es de noche xD


 [Rafagast2]Por la noche las cosas dan más miedo.
EDIT: Me parece correcto, de hecho esto ha sido un fallo mío como guionista, no tendría que haber puesto por escrito una información que se puede apreciar en el dibujo.


 [Toru3]Se me olvidó comentárselo, pero esto me lo imagino escrito en la pared con pintura color sangre chorreante (o sangre, chan chan chan). Y todo con una perspectiva de un punto a la izquierda muy chula. No sé por qué a la izquierda. Ah, sí, porque así “de los horrores” queda grande y, “La Librería”, que ya se había leído, pequeño.


 [Rafagast4]Yo también había pensado que “de los horrores” fuera como como sangre chorreante (Podríamos hacer esta viñeta a sangre para que fuera sangre a sangre jejejeje). Lo de la izquierda tu misma lo has dicho.
EDIT: Lo de los grafittis no lo había pensado, pero ahora que lo dices me gusta.


 [Toru5]Me queda feísimo todo tan lleno de cuadraditos. Lo voy a poner como si fuera una firma en la pared de esas que hacen los niñatos con rotulador.
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

martes, 1 de diciembre de 2015

El día que no conoci a David Lloyd

Era el 27 de julio de 2015. Toru y su novio estaban instalados en la ciudad inglesa de Brighton durante una temporada de búsqueda de trabajo temporal. Esa misma mañana ella me dijo vía chat que estaba traduciendo La Librería de los Horrores a toda pastilla porque al parecer había algún tipo de convención de cómics por la ciudad. Me imagino que la pobre se enteró in extremis y de ahí las prisas. El guión de La Librería de los Horrores hacía ya diez meses que estaba escrito, pero eso no implica que estuviera publicado ni mucho menos dibujado. 

Aquella tarde me encontraba en el pueblo de mi novia, en la piscina de su familia. Bebía cerveza en camiseta y bermudas mientras a mi vera jugaba mi sobrino de diez meses (curiosamente el mismo tiempo que llevaba el guión escrito). Básicamente mi estado mental era la definición del paraíso, hasta que leo en mi móvil dos mensajes de Whatsapp que nos había enviado a un grupo de amigos. 

«Estamos con David Lloyd —decía el mensaje—Rocío le está enseñando La Librería y otros dibujos



Mi primera reacción fue decir «hijos de puta». Es decir, yo me encontraba bien, estaba en el Edén, pero ellos estaban mejor que yo. Ellos estaban frente a un semidios. David Lloyd, dibujante de V de Vendetta, había trabajado con guionistas de comics de la talla de Grant Morrison, Jaime Delano, Garth Ennis, Warren Ellis y Alan Moore. Conocerle sería para mí algo más que un honor, sería un sueño hecho realidad. Maldecía mi suerte mientras moría de envidia de no estar en Inglaterra con ellos, y estrechar la mano aquella leyenda viviente, cuando caí en la cuenta de algo: David Lloyd había visto mi comic. Y digo «visto» porque doy por hecho que no lo leyó. 
Creo que la moraleja de esta historia es que no existe más cielo o infierno que el que llevamos con nosotros. Que la envidia no es más que maldecir las proezas ajenas sin tener en cuenta las propias y que cada uno de nosotros forjamos nuestra propia suerte. 
Eso, y que desde ese día solo tengo dos grados de separación con David Lloyd y tres con Grant Morrison, Jaime Delano, Garth Ennis, Warren Ellis y Alan Moore.

RAFAGAST
28-07-2015

A los meses de esto, y coincidiendo con el día de mi cumpleaños, Toru me trajo esta ilustración, dibujada y firmada por David Lloyd en persona. Y es que a esta chica uno no puede hacer otra cosa que quererla. Gran artista, mejor persona.

RAFAGAST
1-12-2015

domingo, 1 de noviembre de 2015

¿Por qué «La Librería de los Horrores»?


Terminé de escribir el guión de La Librería de los Horrores el 1 de octubre de 2014 por la mañana (o todo por la mañana que puede ser cuando uno se levanta pasadas las doce). Esa misma tarde, Toru y yo tuvimos una videoconferencia con el fin de hablar de posibles cambios significativos en éste y, en caso de haberlos, sobre cómo lo íbamos a hacer y tal. Durante el transcurso de la conversación, Toru llegó a decir que la historia le parecía «bonita», comentario que provocó un aluvión sinfín de chistes sobre lo bello o bonito que puede ser una historia que trata sobre la antropofagia. 

¿Cómo surgió La Librería de los Horrores? 
Como casi todo lo que me planteo hacer en serio, empezó como una broma. Esa broma era la siguiente: ¿Cómo sería Ghoul si fuera un ghoul? Como algunos sabréis, Ghoul toma su nombre, o más bien apodo, del anglicanismo de una criatura necrófaga de la mitología árabe (la cual tiene el prestigio de salir en Las mil y una noches) llamada Gul (el término Ghoul y Gul no han sido reconocidos por la R.A.E, por lo que en muchas obras de ficción optan por traducir Ghoul como Necrófago). Le comenté la idea a Toru y le gustó, cosa que hizo que, acto seguido, mi cerebro empezara a trabajar en posibles gags o situaciones en las que podríamos meter al recién bautizado Ghoul-ghoul. El problema era que todas situaciones nos parecieron demasiado manidas o que, en su defecto, no eran lo suficientemente buenas. Casi parecía que la idea original hubiera tomado consciencia de sí misma y canibalizara el medio en que se metiera (como una piraña en una pecera o una manada de hámster pasada la pubertad). Dicha idea necesitaba un espacio propio en el que desarrollarse, un ecosistema en el que evolucionar, su propio coto de caza. Por esto mismo, le propuse a Toru hacerlo como una historia breve (originalmente iban a ser tres páginas, pero, una vez me puse manos a la obra, vi que requería de dos más para desarrollarla bien) cosa que le pareció correcta. Para mi vergüenza, la verdadera idea que me hizo posible escribirlo bien no fue mía sino de Toru. «Que no sea ni un sueño ni una fantasía-creo recordar que me dijo, aunque cualquier parecido entre mis recuerdos y lo que verdaderamente dijo será siempre pura coincidencia- que sea real». Esto significaba que no tenía que integrar La Librería de los Horrores en La Librería lo que fue para mí fue un verdadero alivio en realidad (no tenía que explicar nada solo mostrar). De repente, surgieron flashes en mi cabeza de una historia completamente autónoma e independiente, flashes que plasmé en papel, que no me gustaron, pero que mi cerebro devoró (como si fuera un viejo sabio de una tribu caníbal o un gusano aplanado que supiera cruzar un laberinto) para poder escribir la historia final. 

¿Qué es La Librería de los Horrores? 
Me gusta imaginármela como una burbuja, un espacio de aire separado del resto ¿Esta historia sería canon? Sí, pero no el canon de La Librería. Si os fijáis cuando Elisabel ve al Ghoul-ghoul pregunta «¿Qué es eso?» no «¿Qué le ha pasado a Ghoul?» esto nos delata que Elisabel no conocía a Ghoul. La Librería de los Horrores sucede en un universo paralelo en el que, en algún punto del pasado, Ghoul acabó transformado (despertando algún tipo de gen recesivo atávico) en un auténtico ghoul. Sauron, al ver que su único amigo se había transformado en un monstruo devorador de carne humana, pierde la cordura, convirtiéndose en un psicópata que decide encerrar a su antiguo amigo en un sótano y criarlo, alimentándolo de víctimas que él mismo le proporcionaba. Dado que un psicópata tiende a estar alejado, o enajenado, de las emociones humanas, este Sauron no siente nada por Elisabel, por lo que no le importa sacrificarla. Claramente, todo este contexto pasado no aparece, ni se explica, en la historia, pero tampoco hace falta ponerlo, o explicarlo, todo. Igual que Edgar Allan Poe en la Filosofía de la Composición nos desvelaba el verdadero secreto de su poema El Cuervo, éste no es necesario para que su obra tuviera sentido por sí misma o, por lo menos, para poder disfrutarla. Al fin y al cabo, lo verdaderamente interesante es lo inexplicable o lo desconocido. Aun así, quería mostrar esta ucronía con el fin de plantear la siguiente reflexión: La única razón por la que podemos leer la historia de amor de Sauron y Elisabel en La Librería es porque Ghoul no es un ghoul (parece que no estábamos muy desencaminado en aquello de que se apareciese como un querubín en la tira ¿Quién puede matar a un Querubin?, al final solo le falta un arco y una flechas para ser un Cupido entre los dos ). 

¿Por qué La Librería de los Horrores? 
 Después de todo lo anteriormente expuesto , me propongo a responder a la pregunta que le da título a este escrito. Porque podíamos y porque queríamos. Para nosotros, ha sido una brisa de aire fresco en comparación a lo que normalmente hacemos. Nos gusta hacer La Librería (y no os podéis imaginar cuánto) pero también nos gustaría poder hacer otras cosas. Experimentar, usar nuevas técnicas, probar otros estilos, otras narraciones, otros géneros, etc. Y lo hemos hecho, tanto Toru como yo. Lo que me lleva a una última reflexión: en el momento de mi vida que decidí (a muy temprana edad) que quería dedicarme a escribir historias supe que los géneros que más me irían a costar serían dos: la Comedia y el Terror (en este último género coincidimos Toru y yo sobre «respeto a la hora de trabajar»). Curiosamente, ambos géneros están relacionados con los conceptos de Eleos y Phobos que Aristóteles introduce en su definición de la Tragedia en su libro Poética ¿La razón? Muy sencilla; ambos géneros apelan o tratan sobre emociones humanas (júbilo y desasosiego), y pensaba que no dispondría del talento o sensibilidad suficientes como para poder trabajar con ellas. Podéis pensar que, por la misma razón, debería de costarme igual escribir sobre género amoroso (que no romántico) pero, seamos sinceros, el amor como género literario es lo más comercial del mundo (sino, encended la radio y fijaos de qué van el 50% de las canciones que escucháis). A día de hoy, soy una persona podríamos decir que… más o menos, adulta; que escribe los guiones de una sitcom y que acaba de escribir el guión de una historia corta, pero quiero pensar que intensa, de terror. La Librería de los Horrores es una historia de miedo, pero fuera de las cámaras y los focos, en su making off, es una historia de superación y experimentación. 

Que tengáis dulces pesadillas y comed bien. 
RAFAEL VERDEJO ROMÁN 
2-10-2014

martes, 20 de noviembre de 2012

Post-Salón del Manga

Articulo sobre el Salón del Manga aquí.



Negativo: Queda bastante claro.
Positivo: Toru chupando cámara.

PD: Intentare subir fotos propias próximamente.

lunes, 5 de noviembre de 2012

RE-EDIT: La Librería y el Salón de Manga de Andalucía (Granada)

Gente, este fin de semana en el Salón del Manga de Andalucía del Kinepolis de Granada, Toru y yo estaremos por ahí haciendo publicidad de La Librería. Regalaremos pegatinas y también venderemos posters y chapas (a precios más que económicos) y si nos lo pedís firmadas (pero solo si nos lo pedís), os esperamos por ahí.


Aquí dejamos una muestra de la existencia real de los posters. Pronto os enseñaremos fotografías del resto.

EDIT: La UGR nos ha confirmado nuestra presencia en su Stand, mañana podremos deciros que días y horas estaremos presentes. Ademas tenemos aquí las pruebas de las chapas que podéis conseguir.

RE-EDIT: Los horarios están confirmados. Toru y yo estaremos mañana sábado de 11:00-14:00 ahí os vemos.

lunes, 13 de febrero de 2012

El Autoestopista Fantasma


Gary Friedrich, el auténtico creador del Motorista Fantasma.
Hoy un amigo mio me ha pasado un articulo que habla sobre una villanada casi de digna de un cómic, de hecho va de cómics. Al parecer Gary Friedrich, el creador del personaje de MARVEL Ghost Rider, inició una batalla judicial por los derechos de autor de su personaje, el resultado Gary Friedrich debe omitir la autoría del Motorista Fantasma y además de pagar una excesiva suma a la editorial MARVEL, esto parece trágico, pero lo es todavía mas si contamos que Gary Friedrich esta arruinado. 

Este articulo me ha incitado a escribir este articulo sobre un tema que hasta la fecha he querido tener cuidado de manifestarme públicamente, ese tema son los derechos de autor, tema que algunos pensaran que es la moda por la ley SINDE, ley SOPA o ley ACTA, pero que en realidad es su existencia y problemática esta presente desde tiempos de la imprenta de Guttemberg. Antes de la invención de la imprenta la copia de la información era hecha a mano, era un laborioso y cansado trabajo, esto, en gran parte era la causa del omnipresente analfabetismo en la Edad Media, con la imprenta la capacidad de producir libros se multiplicó alarmantemente, haciendo que la llamada Ilustración se globaliza, en mayor medida no sería concebible ese apogeo de la razón sin un fácil acceso a la información y el conocimiento. Pero también trajo consigo un gran dilema ¿Quien es el dueño? ¿A quien había que pagar? ¿Al autor del libro o al dueño de la imprenta?. 

Actualmente, Internet ha supuesto la nueva imprenta, y su facilidad de producción y distribución de la información a alarmado más que de uno. En cierta manera a supuesto un nuevo renacimiento (esta vez más social e ideológico que racional), pero también a llevado que muchos se lleven las manos a la cabeza, organizaciones "no gubernamentales y sin ánimo de lucro" (úntese la ironía) que pretenden la defensa de los derechos de autor han condenado el uso de Internet como delito e ilegal por violar los derechos de explotación y consumo, en cierta manera puede que tengan razón, pero el problema es que las medidas que llegan a tomar para defender los derechos de copyright también suelen bastante criminales.


¿Queréis saber mi opinión? ¿Queréis que me pronuncie? Mi opinión se basa en estas simples premisas:

1. No defiendo la leyes antes citadas porque se basan en la censura y son de carácter autoritario.
2. Defiendo la existencia de los derechos de autor, si esto defiende al autor del editor, no del consumidor. Considerar al consumidor como enemigo de la producción es una actitud a mi parecer estúpida y absurda, así como una falta de respeto.
3. Atacar el uso de Internet como una modo de producción y transmisión de información es un absurdo tan grande como negar el uso del fuego, la rueda o la imprenta. 

Ahora hagamos un ejercicio de sinceridad, pensemos por un momento, como recordareis en una articulo anterior sobre las diferencias del paradigma musical de Beethoven y el de Justin Bieber, la industrial actual se preocupa más por las ganancias que por la calidad del producto ¿Verdaderamente están preocupados por la inviolabilidad del producto de consumo o les preocupa más monopolizar una fuente de ingresos y riquezas?

Bueno, me he tomado un buen cacho hablando sobre los derechos de autor en general y no de los derechos de autor en el cómic que era lo que había pensado al principio, así que esto pensando escribir otro articulo ¿os interesa?