lunes, 9 de mayo de 2011

Thor-El Martillo de los Dioses



"Como debió haber acabado la película"
NOTA IMPORTANTE: Aunque se trata de mi versión de como debio acabar la pelicula, este relato contiene spoiler asi que no leer a menos que se alla visto la pelicula.
Nadie se pregunta como se sintió Cain tras matar Abel, Thor lo sabia, como una mierda, había deshonrado a su padre, despojado de todo su poder, exiliado entre mortales y destruido el puente de arco iris, la única cosa que le llevaría hasta su amada, pero todo eso no era nada comparado con ver a su hermano perderse en el vació infinito de Ginnungagap.  ¿Habria muerto? Espero que si, no quiso imaginarse como debía sentirse Loki viviendo eternamente en medio de la eterna nada, exiliado ya no solo de Arsgard, sino de cada uno de los nueve reinos, sintio pena, sintio miedo, se sintio como una mierda.


-Vamos hijo-Dijo Odin "Padre de todos"-No podemos hacer nada por el.


Thor se levanto y siguió a su padre.


-Debemos mirar al futuro hijo, tu futuro como proximo rey de Asgard.


Thor paro en seco.


-¿Que ocurre hijo?


-Te desagradaba padre-Dijo Thor con rabia entre los dientes-Era tu hijo y te desagradaba.


-No hijo mio, siento su perdida, pero no podemos hacer nada como futuro rey de Asgard...


-NO DESEO SER DIOS DE ASGARD-Rugió Thor ante la mirada atónita de su padre


Thor se giro y camino por los restos del puente del arco iris mientras gesticulo un encantamiento.


-"QUIEN EMPUÑE ESTE MARTILLO...


-No hijo-Dijo Odin con mas miedo que incomprensión.


-...SI ES DIGNO DE EL...


-THOR PARA


-...TENDRÁ EL PODER DE THOR"


Diciendo esto ultimo, el dios del trueno agito su martillo sobre su cabeza, cuando cogió la velocidad suficiente lo lanzo hacia el negro infinito de Ginnungagap, atravesando para pasar mas alla de las ramas de Ysdragsil. Thor vio como se perdia en la sombra lo que antaño fue su martillo, todo su poder, todo lo que el era, se desvanecia mientras el sonrreia, se giro y miro al padre de todos.


-Thor ¿Que has hecho?


-Adios padre-Dijo antes de saltar al vació.


Odin no llego a tiempo de salvarlo, si había algo peor que ver morir a tu hijo, es perder a dos el mismo día. Odin miro al infinito entre los nueve mundos.


-Si es digno de el...
Epilogo:

Donald Blake había escuchado muchas veces el pitido de las maquinas de hospital, pero esta vez era diferente, esta vez no era el medico, sino el paciente. Los tranquilizantes que le pusieron para el dolor de la pierna no le parecían suficiente, aunque la dosis era realmente alta. Intento hacer memoria, se recordó a si mismo bebiendo en el bar con los compañeros del trabajos, celebrando su ultima triunfo profesional, una operación bien saturada, mucho riesgo y salio perfecta, se recordó saliendo del bar con Stephen borrachos como cubas, recordaba dos luces y el sonido del claxon, se recodó y no se recordaba mas.

-Has sido atropellado- Le decía una voz que le resultaba familiar, aun le dolía la cabeza pero se giro para ver quien era, poco a poco su vista fue abriéndose entre las brumas. 

-¿Jane?-Dijo Donald a penas sin fuerza al ver a su antigua novia- ¿Que haces aquí?

-Aun me tienes como numero de emergencia.

-Ah-dijo mientras giraba la cabeza-Dioses me duele la pierna.

-Según los médicos te la fracturado a base de bien-Dijo ella-Aun así has tenido suerte.

-¿Suerte?

-Stephen puede que pierda las manos.

-Ah.

Se hizo un silencio incomodo entre ellos.

-Si no necesitas nada mas, me voy

-No-Dijo Blake-Te necesito a ti.

Jane se giro con el rostro encendido de rabia.

-Hace unas semanas eso te hubiera servido Donald, pero ya no-Dijo con extrema frialdad- Fíjate, igual que cuando salíamos ¿Tengo que estar siempre detrás tuya? ¿Recogiendo tu mierda? ¿Que era de mis proyectos?

-Lo siento Jane, no quería...

-No voy a quedarme cuidando de ti, ya no.

-¿Es por otro?

Ella le miro, no contesto simplemente giro la cabeza y se dirigió hacia la puerta.

-Ojala fuera el-Dijo Blake antes de que ella saliera de la habitación-Si fuera digno de ello...

Esa noche Donald Blake vio por la ventana de su habitación estrella fugaz, inconscientemente pidió un deseo, lo que Donald Blake no sabia es que no era una estrella fugaz, tampoco era un cometa, ni un satélite ni nada por el estilo, era un martillo...

2 comentarios:

Orko dijo...

Brutal. Te tendrían que contratar de guionista... no, mejor, tendrías que robar sus guiones, quemarlos y meter los tuyos. Espero que no se dieran cuenta hasta que estuvieran rodando...

Rafagast dijo...

Director de rodaje: Un momento, esto no era lo que tenia que pasar...

Yo: AH SE SIENTE...