martes, 1 de diciembre de 2015

El día que no conoci a David Lloyd

Era el 27 de julio de 2015. Toru y su novio estaban instalados en la ciudad inglesa de Brighton durante una temporada de búsqueda de trabajo temporal. Esa misma mañana ella me dijo vía chat que estaba traduciendo La Librería de los Horrores a toda pastilla porque al parecer había algún tipo de convención de cómics por la ciudad. Me imagino que la pobre se enteró in extremis y de ahí las prisas. El guión de La Librería de los Horrores hacía ya diez meses que estaba escrito, pero eso no implica que estuviera publicado ni mucho menos dibujado. 

Aquella tarde me encontraba en el pueblo de mi novia, en la piscina de su familia. Bebía cerveza en camiseta y bermudas mientras a mi vera jugaba mi sobrino de diez meses (curiosamente el mismo tiempo que llevaba el guión escrito). Básicamente mi estado mental era la definición del paraíso, hasta que leo en mi móvil dos mensajes de Whatsapp que nos había enviado a un grupo de amigos. 

«Estamos con David Lloyd —decía el mensaje—Rocío le está enseñando La Librería y otros dibujos



Mi primera reacción fue decir «hijos de puta». Es decir, yo me encontraba bien, estaba en el Edén, pero ellos estaban mejor que yo. Ellos estaban frente a un semidios. David Lloyd, dibujante de V de Vendetta, había trabajado con guionistas de comics de la talla de Grant Morrison, Jaime Delano, Garth Ennis, Warren Ellis y Alan Moore. Conocerle sería para mí algo más que un honor, sería un sueño hecho realidad. Maldecía mi suerte mientras moría de envidia de no estar en Inglaterra con ellos, y estrechar la mano aquella leyenda viviente, cuando caí en la cuenta de algo: David Lloyd había visto mi comic. Y digo «visto» porque doy por hecho que no lo leyó. 
Creo que la moraleja de esta historia es que no existe más cielo o infierno que el que llevamos con nosotros. Que la envidia no es más que maldecir las proezas ajenas sin tener en cuenta las propias y que cada uno de nosotros forjamos nuestra propia suerte. 
Eso, y que desde ese día solo tengo dos grados de separación con David Lloyd y tres con Grant Morrison, Jaime Delano, Garth Ennis, Warren Ellis y Alan Moore.

RAFAGAST
28-07-2015

A los meses de esto, y coincidiendo con el día de mi cumpleaños, Toru me trajo esta ilustración, dibujada y firmada por David Lloyd en persona. Y es que a esta chica uno no puede hacer otra cosa que quererla. Gran artista, mejor persona.

RAFAGAST
1-12-2015